CAJÓN DE SASTRE DE UNA HORMIGA DISIDENTE E INDIGNADA



martes, 13 de julio de 2010

LAS CADENAS DEL AMOR


Observa las relaciones que mantienes con tu familia, tu pareja y tus amigos. Revisa si esas relaciones te gustan. Si no son afectivas ni te sirven de apoyo, reflexiona sobre lo que puedes hacer al respecto. Piensa en lo que has aprendido y en los “regalos ocultos” que has recibido de las relaciones. Puede que te hayan servido para saber establecer barreras, superar retos o ser fuerte ante la oposición. Cuando cultivas el perdón y dejas atrás el pasado quedas libre para atraer relaciones afectivas y disfrutar de ellas en el presente.
***
MAS EN ESTE BLOG

lunes, 12 de julio de 2010

CONCURSO STONE MEN (PISTAS)

Después de la “espesura” de la entrada anterior nada mejor que un concurso festivo-estival.

Bases:
No hay.
El ganador será el que sepa el nombre de cada uno de los hombres de piedra
y la ciudad en la que se encuentran.

Premio:
Un viaje en metro por mí querida Barcelona y la visita a un auténtico “hombre de piedra”.
La fecha a concretar por los interesados.
Dependiendo de los viajes de metro que me queden en la tarjeta si hay más de un ganador se podrá hacer una excepción y conceder más de un premio.

Pistas:
Hay una ciudad que se repite.
Tres fotos son de España y las otras tres de otros países.
La última foto ya dice de quién se trata (ampliar imagen) aunque no se vea la estatua.

SM-1 Por mucho que insistí no conseguí que me sonriera, además pinchaba un montón.

PISTA

Es un señor ilustre, pintor, de una ciudad Asturiana que no es Gijón.


SM-2 Está tomada sin flash y a escondidas.
PISTA
Es una de las tres divinidades hindúes. El museo que la acoge está en el lateral de uno de los parques más famosos del mundo.

SM-3 "Demasiado tiempo en esta posición resiente las cervicales"
le dije, todavía sigue así.

PISTA

Es un catalán "universal", aquí está admirando una de sus obras más coquetas fuera de Catalunya.



SM-4 Aquí pasé "caló de la güena, pisha" pero que a gustito se estaba.

PISTA

Se fué "volando" pal cielo antes de tiempo. Su cante pone los pelos de punta. Está en su ciudad natal.



SM-5 Esta foto ya la usé para otra entrada, la de "Cuéntame un cuento".
El final del cuento no me gustó nada de nada.

PISTA

Este señor es el "cuentacuentos" más famoso. Está en la misma ciudad que otra de las fotos.



SM-6 Aquí intentaba escaquearme un poco de la guía-sargento que nos tocó.

PISTA

Está considerado el "poeta supremo". Está en una famosísima plaza, en su ciudad natal.
***


Hala, a concursar, y que gane el mejor.

viernes, 9 de julio de 2010

EL HOMBRE MÁQUINA, GURDJIEFF




Lo prometido es deuda.

No se si es muy adecuada esta lectura ahora mismo (pelín espesa) con los calores que estamos pasando. La mente está en otras cosas, ya se. Pero como lo he vuelto a releer pues eso, a quien le interese.
Extracto del libro "Fragmentos de una enseñanza desconocida" de Ouspensky. El libro entero (muy recomendable) se puede descargar en el lateral derecho.

Un día, en Moscú, hablaba con G. Acerca de Londres, adonde había estado algunos meses atrás por corto tiempo. Le hablaba de la terrible mecanización que invadía las grandes ciudades europeas y sin la cual era probablemente imposible vivir y trabajar en el torbellino de estos enormes “juguetes mecánicos”.
-La gente se está convirtiendo en máquinas, dije, y no me cabe duda que un día se convertirán en máquinas perfectas. ¿Pero son capaces todavía de pensar? No lo creo. Si trataran de pensar, no serían tan buenas máquinas.
-Sí, contestó G., es cierto, pero sólo en parte. La verdadera pregunta es ésta: ¿de qué mente se sirven en su trabajo? Si usan la mente adecuada, podrán pensar aún mejor en su vida activa en medio de las máquinas. Pero una vez más, con la condición de que usen la mente adecuada.”
No comprendí lo que G. Quería decir por “mente adecuada” y sólo mucho más tarde llegué a comprenderlo.
-En segundo lugar, continuó él, la mecanización de que usted habla no es peligrosa en absoluto. Un hombre puede ser un hombre –recalcó esta palabra- aun trabajando con máquinas. Hay otra clase de mecanización muchísimo más peligrosa: ser uno mismo una máquina. ¿Nunca ha pensado usted en el hecho de que todos los hombres so ellos mismos máquinas?
-Sí, dije, desde un punto de vista estrictamente científico, todos los hombres son máquinas gobernadas por influencias exteriores. Pero la cuestión está en saber si se puede aceptar totalmente el punto de vista científico.
-Científico o no científico, me da lo mismo, dijo G. Quiero que comprenda lo que digo. ¡Mire! Toda esa gente que usted ve –señaló la calle- son simplemente máquinas, nada más.
-Creo comprender lo que usted quiere decir, dije. Y a menudo he pensado cuan pocos son en el mundo los que pueden resistir a esta forma de mecanización y elegir su propio camino.
-¡Este es justamente su más grave error! Dijo G. Usted cree que algo puede escoger su propio camino o resistir a la mecanización; usted cre que todo no es igualmente mecánico.
-¡Pero por supuesto que no! Exclamé yo. El arte, la poesía, el pensamiento, son fenómenos de un orden totalmente distinto.
-Exactamente del mismo orden, dijo G. Estas actividades son exactamente tan mecánicas como todas las demás. Los hombres son máquinas, y de las máquinas no puede esperarse otra cosa que acciones mecánicas.
-Muy bien, le dije, pero ¿no hay quienes no sean máquinas?
-Puede que los haya, dijo G. Pero usted no los puede ver. Usted no los conoce. Esto es lo que quiero hacerle comprender.”
No dejó de extrañarme que insistiera tanto sobre este punto. Lo que decía me parecía evidente e incontestable. Sin embargo, nunca me había gustado las metáforas tan breves que pretenden decirlo todo. Siempre omiten las diferencias. Por mi parte, siempre había sostenido que lo más importante son las diferencias y que, para comprender las cosas, era necesario ante todo considerar los puntos en que difieren. De modo que me pareció extraño que G. Insistiera tanto sobre una verdad que me parecía innegable, siempre y cuando no se hiciera de ella algo absoluto y se le reconocieran algunas excepciones.
-Las personas se asemejan muy poco entre sí, dije, Considero imposible meterlos a todos en el mismo saco. Hay salvajes, hay personas mecanizadas, hay intelectuales, hay genios.
-Nada más exacto, dijo G. Las personas son muy diferentes, pero usted ni conoce, ni puede ver la diferencia real entre ellas. Usted habla de diferencias que sencillamente no existen. Esto debe ser comprendido. Todas las personas que usted ve, que usted conoce, que usted puede llegar a conocer, son máquinas, verdaderas máquinas que solamente trabajan bajo la presión de influencias exteriores, como usted mismo ha dicho. Nacen máquinas y como máquinas mueren. ¿Qué tienen que ver con esto los salvajes y los intelectuales? Ahora mismo, en este preciso momento, mientras hablamos, varios millones de máquinas se esfuerzan en aniquilarse unas a otras. ¿En qué difieren entonces? ¿Dónde están los salvajes, y dónde los intelectuales? Todos son iguales...
“Pero es posible dejar de ser máquina. Es en esto en lo que usted debería pensar y no en las distintas clases de máquinas.”
Esta conversación me recuerda otra.
-¿Qué piensa usted de la psicología moderna? Le pregunté un día a G., con la intención de llegar al tema del psicoanálisis, del cual yo había desconfiado desde el primer día.
Pero G. No me permitió llegar tan lejos.
-Antes de hablar de psicología, dijo él, debemos comprender claramente de qué trata esta ciencia y de qué no trata. El verdadero objeto de la psicología es la gente, los hombres, los seres humanos. ¿Qué psicología –recalcó la palabra- puede haber cuando no se trata sino de máquinas? Para el estudio de las máquinas lo que se necesita es la mecánica y no la psicología. Por eso comenzamos por el estudio de la mecánica. El camino que lleva a la psicología es aún muy largo.
-¿Puede un hombre dejar de ser una máquina? Pregunté.
-¡Ah! Esa es la pregunta, dijo G. (...) Sí, es posible dejar de ser una máquina, pero para esto es necesario, ante todo, conoce la máquina. Una máquina, una verdadera máquina, no se conoce a sí misma, y no puede conocerse. Cuando una máquina se conoce, desde ese instante ha dejado de ser una máquina; por lo menos, ya no es la misma máquina que antes. Ya comienza a ser responsable de sus acciones.
-¿Según usted, esto significa que un hombre no es responsable de sus acciones? Pregunté.
-Un hombre –recalcó la palabra- es responsable. Una máquina no es responsable.”
La suprema ilusión del hombre es su convicción de que puede hacer. Toda la gente piensa que puede hacer, toda la gente quiere hacer, y su primera pregunta se refiere siempre a qué es lo que tiene que hacer. Pero a decir verdad, nadie hace nada y nadie puede hacer nada. Es lo primero que hay que comprender. Todo sucede. Todo lo que sobreviene en la vida de un hombre, todo lo que se hace a través de él, todo lo que viene de él todo esto sucede. Y sucede exactamente como la lluvia cae porque la temperatura se ha modificado en las regiones superiores de la atmósfera, sucede como la nieve se derrite bajo los rayos del sol, como el polvo se levanta con el viento.
“El hombre es una máquina. Todo lo que hace, todas sus acciones, todas sus palabras, sus pensamientos, sentimientos, convicciones, opiniones y hábitos son el resultado de influencias exteriores, de impresiones exteriores. Por sí mismo un hombre no puede producir un solo pensamiento, una sola acción. Todo lo que dice, hace, piensa, siente, todo esto sucede. El hombre no puede descubrir nada, no puede inventar nada. Todo sucede.
“Para establecer este hecho, para comprenderlo, para convencerse de su verdad, es necesario liberarse de miles de ilusiones sobre el hombre, sobre su ser creador, sobre su capacidad de organizar conscientemente su propia vida, etc. Nada de esto existe. Todo sucede: los movimientos populares, las guerras, las revoluciones, los cambios de gobierno, todo esto sucedes. Y sucede exactamente de la misma manera que todo sucede en la vida del hombre como individuo. El hombre nace, vive, muere, construye casas, escribe libros, no como él lo quiere, sino como esto sucede. Todo sucede, el hombre no ama, no odia, no desea, todo esto sucede.
Pero ningún hombre le creerá jamás si usted le dice que él no puede hacer nada. Nada se le puede decir a la gente que le sea más desagradable ni más ofensivo. Es particularmente desagradable y ofensivo porque es la verdad y porque nadie quiere conocer la verdad.


***
MAS EN ESTE BLOG

miércoles, 7 de julio de 2010

viernes, 2 de julio de 2010

DESACELERAR




No es fácil darse cuenta de cuando hay que parar.
La teoría se lee, se aprende, se explica, se aconseja a los demás pero es difícil aplicarla a uno mismo.
Ahora mi cuerpo ha dicho basta. Y me tengo que parar.
¡Con todas las cosas que tenía que hacer estos días!
Compromisos con los amigos, con la familia y conmigo misma que se quedan para más adelante.
Con lo mal que está el trabajo coger la baja ahora es prácticamente firmar una sentencia, bueno, ya no está en mi mano.
Si no sabes parar tu cuerpo te para, es cierto.
El médico me ha dicho: “ahora lo que tienes que hacer es relajarte, ir a la playa, tomar baños de sol y de mar y no pensar en nada”. Le diré que me lo ponga por escrito para enseñárselo a mi jefe, a ver que dice él.
No pensar en nada, eso es meditar. Entonces, ¿qué he estado haciendo todos estos años?
Supongo que correr una maratón para llegar a ningún sitio.
Pues eso, me paro, y si me pierdo que me busquen en la playa, tumbada al sol.
Feliz verano a los de aquí y feliz invierno a los del otro lado del charco.
***
MAS EN ESTE BLOG