CAJÓN DE SASTRE DE UNA HORMIGA DISIDENTE E INDIGNADA



miércoles, 19 de diciembre de 2012

UN FIN DE AÑO DIFERENTE



Si deseas compartir el comienzo de un nuevo año de un modo transcendente, consciente, coherente, sostenible, alegre y respetuoso TE ESPERAMOS!


EVENTO DE FIN DE AÑO CONSCIENTE 


CENA MACROBIÓTICO-VEGANA


 Y AUDICIÓN MEDITATIVA CON CUENCOS TIBETANOS


EN BARCELONA

INFORMACIÓN Y RESERVAS AQUÍ

domingo, 10 de junio de 2012

LA TÉCNICA DEL CARACOL

DESPUES DE UN AÑO SABÁTICO, ESTE BLOG VUELVE A LAS ANDADAS.
NO SE POR CUANTO TIEMPO. LAS COSAS CAMBIAN DEPRISA AHORA. DEBEMOS ESTAR MAS CONSCIENTES QUE NUNCA DEL MOMENTO QUE VIVIMOS.



Mi madre tenía una técnica muy efectiva para hacer su receta de caracoles.


Cuando nos ibamos al campo los domingos a pasar el día, con otras familias y todos los niños, los caracoles de mi madre causaban siempre sensación. Los de las demás mamás estaban encogidos dentro de sus conchas y a veces duros, con lo cual se necesitaba usar el palillo para sacarlos y poderlos comer. Los de mi madre en cambio presentaban todo el cuerpo carnoso, hinchado, limpio y tierno fuera de la concha, incluso tenían los cuernos tiesos, erguidos, como si estuviesen observando atónitos a su alrededor; como si estuviesen vivos todavía. Era una técnica muy estudiada durante años de cocinera y no tenía ningún inconveniente en explicar a todo aquel que demostraba su admiración.

1- Primero se dejan 3 o 4 días colgados dentro de una red para que “se purguen” (yo no sabía entonces que purgarse significaba estar sin comer unos días para vaciar completamente el intestino).

2- Después se lavan con sal varias veces para que suelten todas “las babas”. (Mamá, ¿por qué a mí no me lavas con sal? ¿Porqué yo no tengo babas? – No hija, no, es que la sal escuece mucho. – A vale. -Y ya me quedaba yo toda la tarde con la congoja del sufrimiento y escozor caracolil.)
3- Luego para que saquen la molla se ponen en un cacharro con agua con el borde untado de sal para que no se escapen. (Yo me dedicaba a quitar la sal a ver que pasaba y mi madre me tiraba la zapatilla (1) desde la cocina cuando se encontraba el techo y las paredes tapizados de caracoles en plena huída).

4-  Y para terminar, se ponen en una cazuela con agua al fuego muy lento. Como ya estan medio ahogados con el cuerpo hinchado y fuera no se dan cuenta de que la temperatura sube lentamente y se quedan así. Si se pusiera el fuego fuerte se esconderían en seguida. Ahí está el truco! Luego se les hace una salsita y listo. (Tengo que decir que después de ver todo aquello no volví a comer caracoles.)

[1] Tirar la zapatilla: deporte nacional muy popular entre los años 1950 a 1970 practicado por casi todas las madres españolas. Favorecido por la circunstancia de que por aquel entoces la mayoría de las madres estaban siempre en casa (en zapatillas) cocinando y limpiando y los niños íbamos siempre a casa a comer y nos portábamos mal.

Mi madre no sabía (ni sabrá ya nunca afortunadamente) que esa técnica culinaria suya está siendo utilizada ahora mismo por los “poderes fácticos” contra el pueblo.

MCD, Junio 2012