CAJÓN DE SASTRE DE UNA HORMIGA DISIDENTE E INDIGNADA



viernes, 15 de mayo de 2009

LIBERTAD DE EXPRESIÓN




Tal vez creas que las ideas equivocadas son malas y que no se deben expresar, mientras que se deben apoyar y alentar las ideas que se consideren buenas o correctas. Tal vez, con tus amigos, con tu cónyuge o con tus niños, digas: “Si algo no se expresa correctamente o no se hace bien, no vale la pena expresarlo o hacerlo”. Pero es aquí donde acecha el peligro. Esta actitud autoritaria puede conducir a la formación de un estado totalitario cuando alcanza proporciones nacionales e internacionales. ¿Quién decide lo que está bien? Ésta es la pregunta que nunca se puede contestar satisfactoriamente. La ley no decide si algo está mal, sólo si es legal. Hace más de un siglo John Stuart Mill en On Liberty (Sobre la libertad), declaró:
Nunca podemos estar seguros de que la opinión que tratamos de acallar sea una opinión falsa; y si estuviéramos seguros, también sería incorrecto acallarla.
Tus Zonas Erróneas, Wayne W. Dyer

2 comentarios:

El que corre con lobos dijo...

Hola Mercedes; Has tocado unos de los temas por el que mas tengo interés. ¿Quién decide lo que está bien? o ¿Que es lo correcto?
Si nos desplazamos por las épocas y las distintas culturas humanas, veremos que los conceptos del bien y del mal, de lo correcto o incorrecto, se han configurado de muchas formas diferentes según lugares/geográficamente, según el tiempo/históricamente, según los valores predominanentes/socialmente y según las religiones establecidas/cosmovisión.
Podemos ver entonces que los conceptos cambian, mutan, se transforman o incluso evolucionan. Son pasajeros. Lo verdaderamente triste es que solemos enfocar estos conceptos únicamente con mente de occidentales primermundista.
No voy a decir que el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, son conceptos vacíos, pasajeros.
Mas bien propongo que los "vivamos" Aquí Y Ahora, según el momento y el lugar un acto puede ser correcto o no. ¿¿¿No depende de sus consecuencias??? Y al menos que seamos vidente... lo que según para uno es bueno para otro es causa de sufrimiento.
Seamos compasivos, tanto con los demás como con nosotros mismos, escuchemos mas la Voz Interna, no la mente.

Te mando un apretón de manos.

el flautista de hamelín dijo...

Hola, me he topado con tu blog de casualidad y este me ha parecido un buen artículo. Verdaderamente estoy de acuerdo con todo lo que dices, no se puede juzgar masivamente porque actuamos individualmente, quiero decir que el perspectivismo ortegiano está presente en nuestras vidas, lo que para unos es sano, correcto, bueno y ético, para otros es nocivo, incorrecto, malo y amoral. Aún así "hemos" conseguido estructurar una sociedad medianamente equilibrada basada en unos valores, equívocos a mi parecer, pero que hacen el apaño a una sociedad consumista, egoísta, clasista y capitalista.
La vida es un bien muy precioso y nadie es nadie para dictar a la gente cómo vivir sus vidas y muchísimo menos para coaccionales, dirigirles o incluso matarles.
El equilibrio sería aquel en el que cada uno es él mismo sin coacciones ni prejuicios y deja que el prójimo pueda realizarse del mismo modo.
Un saludo!