CAJÓN DE SASTRE DE UNA HORMIGA DISIDENTE E INDIGNADA



miércoles, 22 de julio de 2009

TRES UTOPÍAS SOBRE EL CAMBIO CLIMATICO


"Creer que somos capaces de cambiar el clima es penoso"


Kary Mullis, premio Nobel de Química 1993 por crear técnicas que revolucionaron la genética.


Los premios tienden a apoltronar a los premiados, en especial a los Nobel, quienes, tras pasar por Estocolmo, pueden vivir - y bien-de dar la misma conferencia en muchos sitios. No suelen sacar los pies del plato ni meterlos en el de nadie. Mullis, en cambio, es un Nobel que ha roto varias vajillas: se ha declarado escéptico respecto al sida o el cambio climático (si ya es difícil acertar si lloverá el sábado: ¿cómo se atreven a profetizar el clima del siglo próximo?) e incluso se ha aventurado en alguna ocasión a considerar no del todo gratuita... ¡la astrología! Sus opiniones serán más o menos controvertidas, pero sus refrescantes argumentos merecen un repaso. De bioquímica sabe.


Cualquiera que tuviera interés profesional en la climatología debería admitir que el objeto de estudio es anterior al hombre. El clima ha variado radicalmente en los últimos cuarenta millones de años.

¿Y...?

En el eoceno, por ejemplo, el nivel de carbón dióxido era varias veces mayor que en la actualidad y, sin embargo, la temperatura era perfectamente compatible con la existencia de vida en la Tierra de polo a polo.

¿Y qué?

Hasta que podamos comprender esto o cómo la Tierra evolucionó hacia el mioceno, después el plioceno y luego el holoceno y entendamos bien cada uno de esos periodos con su propio clima, flora y fauna...

¿. ..?

... no tendremos una buena razón para pensar que comprendemos el clima.

¿Y eso qué quiere decir?

Que hacer cualquier predicción sobre lo que va a pasar desde ahora y comenzar de esa forma tan osada un debate implicando en él a nuestra humilde especie...

¿Entonces cree que no somos culpables nosotros y nuestro desarrollo?

... implicar a nuestra humilde especie en todo ese complejísimo proceso y darle un papel protagonista y decisivo al suponer que somos capaces de cambiar el clima es más que osado... ¡Es penoso!

Pues no hay poco en juego.

Ya le he dicho lo que pienso, pero sólo soy un científico.




¿Se puede encontrar un término medio entre las dos posiciones radicales y enfrentadas sobre el cambio climático?

A mí no me convence ninguna de las dos. Cuantos más argumentos se dan a favor más aparecen en contra. Eso sin entrar a valorar intereses políticos o económicos. Me refiero únicamente a estudios científicos serios.

Todas las teorías llevadas al extremo se convierten en dogmas y acaban por negar cualquier evidencia en contra. Una parte no puede anular el todo. Cuanto más nos alejamos del centro más lejos estamos de la verdad.

Así que mejor será dejar trabajar a los científicos sin presiones ni coacciones (primera utopía), permitir que la información auténtica llegue a las personas de un modo claro (segunda utopía) y por supuesto que nadie se atreva a cuestionar gratuítamente el trabajo de otras personas sin conocimiento de causa (tercera utopía).


Estas tres utopías pueden aplicarse asimismo a casi cualquier tema en el que se expresan razones científicas enfrentadas, por ejemplo: la teoría de la evolución, ingeniería genética, etc.


MCD JULIO 2009

No hay comentarios: