CAJÓN DE SASTRE DE UNA HORMIGA DISIDENTE E INDIGNADA



lunes, 11 de mayo de 2009

WALLACE & DARWIN, EVOLUCIÓN DEL ESPÍRITU



En 1855 Wallace publicó un artículo titulado "On the law which has regulated the introduction of new species" donde defendía el hecho de la evolución, aunque sin atribuirle una causa.
Tres años más tarde, en el artículo "On the tendency of varieties to depart indefinitely from the original type" proponía la selección natural
como el mecanismo explicativo de la transmutación de las especies. Wallace remitió el artículo a Darwin para su revisión. Cuando éste lo leyó, se encontró con lo que calificó como el mejor resumen imaginable de las ideas que él mismo llevaba gestando trabajosamente desde hacía más de veinte años.

Wallace desarrolló con el tiempo una tendencia mística que condicionó su interpretación del proceso evolutivo, sobre todo en lo referente a la evolución humana, interesándose cada vez más por el espiritismo.


Como pasa a menudo, los grandes descubrimientos y avances de la ciencia no tienen un solo autor.
Darwin tenía muchos colaboradores: geólogos, entomólogos, biólogos, dibujantes etc. a los que acudía cuando algo no le cuadraba. También mantuvo una amplísima correspondencia con científicos de todo el mundo lo que le reportó mucha información para elaborar sus trabajos. Acudía asíduamente al zoológico y preguntaba a los cuidadores de los animales sobre su comportamiento. Tenía la vida solucionada (tanto él como su mujer eran ricos), así que podía dedicarse plenamente a la investigación.
Alfred Russel Wallace, por el contrario, conocía de primera mano las ciencias naturales. Era botánico, entomólogo, geólogo, antropólogo y geógrafo. No tuvo tantos colaboradores ni una vida resuelta económicamente. Sostenía que la evolución del hombre como especie es igual a la de los animales pero con dos diferencias fundamentales respecto a estos. No podía encontrar el modo de explicar el desarrollo del lenguaje y la inteligencia dentro de la teoría de la selección natural. Su faceta mística impidió que tuviera el reconocimiento que merecía por parte del mundo de la ciencia. Me parece un buen ejemplo de intentar unir ciencia y espíritu. Por suerte cada vez hay mas "Wallaces", científicos con conciencia transcendente, que intentan encontrar el punto medio.
Mas información sobre 2009, el año dedicado a Darwin.
http://www.bcn.cat/biblioteques/

MODELO DE LA EVOLUCIÓN

No hay comentarios: