CAJÓN DE SASTRE DE UNA HORMIGA DISIDENTE E INDIGNADA



viernes, 22 de enero de 2010

GURDJIEFF


UNA PREGUNTA SOBRE EL SABER ANTIGUO

En la vida de la humanidad hay períodos que coinciden generalmente con el comienzo de la declinación de las civilizaciones, cuando las masas pierden irremediablemente la razón y se ponen a destruir todo lo que ha sido creado en siglos y milenios de cultura. Tales períodos de locura, a menudo concordantes con cataclismos geológicos, con perturbaciones climáticas y otros fenómenos de carácter planetario, liberan gran cantidad de esta materia del conocimiento. Se hace entonces necesario un trabajo de recuperación sin el cual ésta se perdería. Es así como el trabajo de recolectar la materia esparcida del conocimeinto coincide frecuentemente con la declinación y la ruina de las civilizaciones.
Este aspecto de la cuestión es claro. Las masas no se preocupan del conocimiento, no lo quieren, y sus jefes políticos, en su propio interés, no trabajan sino para reforzar la aversión y el temor que ellas tienen a todo lo que es nuevo y desconocido. El estado de esclavitud de la humanidad está basado en este temor. Es hasta difícil imaginar el horror de esto. Pero la gente no comprende el valor de lo que pierde de esta manera. Y para captar la causa de tal estado, basta con observar cómo vive la gente, lo que constituye sus razones para vivir, el objeto de sus pasiones o de sus aspiraciones, en qué piensan, de qué hablan, a qué sirven y qué adoran. Vean a dónde va el dinero de la sociedad culta de nuestra época; dejando de lado la guerra (1914), consideren aquello por lo que se paga los más altos precios, a dónde van las muchedumbres más densas. Si se reflexiona un instante acerca de este despilfarro, entonces se hace claro que la humanidad, tal cual es ahora, con los intereses de los cuales vive, no puede esperar otra cosa que lo que tiene. Pero, como ya lo he dicho, nada de esto se puede cambiar.
...
He aquí un aspecto. El otro, como ya lo he dicho, se refiere al hecho de que nadie oculta nada; no hay el menor misterio. Pero la adquisición o la transmisión del verdadero conocimiento exige una gran labor y grandes esfuerzos, tanto de parte del que recibe como del que da. Y aquellos que poseen este conocimiento hacen todo lo que pueden para transmitirlo y comunicarlo al mayor número posible de hombres, para facilitarles su acercamiento y tornarlos capaces de prepararse para recibir la verdad. Pero el conocimiento no puede ser impuesto por la fuerza a aquellos que no lo quieren, y como acabamos de ver, el examen imparcial de la vida del hombre medio, de sus intereses, de lo que llena sus días, demostrará al instante que es imposible acusar a los hombres poseedores del conocimiento de que lo ocultan, de que no quieren transmitirlo o de que no desean enseñar a los otros lo que ellos mismos saben.
Quien desee el conocimiento debe hacer por sí mismo los primeros esfuerzos para encontrar la fuente, para aproximarse a ella, ayudándose con las indicaciones dadas a todos, pero que la gente, por regla general, no desea ver ni reconocer. El conocimiento no puede llegar gratuitamente a los hombres, sin esfuerzos de su parte. Ellos comprenden esto muy bien cuando sólo se trata de conocimientos ordinarios, pero en el caso del gran conocimiento, si es que admiten la posibilidad de su existencia, consideran que es posible esperar algo diferente. Todo el mundo sabe muy bien, por ejemplo, que un hombre tendrá que trabajar intensamente durante varios años si quiere aprender el chino; nadie ignora que para poder captar los principios de la medicina son indispensables cinco años de estudios, y quizás el doble para el estudio de la música o la pintura. Sin embargo, algunas teorías afirman que el conocimiento puede llegarle a la gente sin esfuerzos de su parte, que puede ser adquirido aun en el sueño. El mero hecho de la existencia de tales teorías constituye una explicación adicional del hecho de que el conocimiento no puede llegar a la gente. Sin embargo, no es menos esencial comprender que los esfuerzos independientes de un hombre por alcanzar lo que fuese en esta dirección, por sí mismos, no pueden dar ningún resultado. Un hombre no puede alcanzar el conocimiento sino con la ayuda de aquellos que lo poseen. Esto debe ser comprendido desde el comienzo mismo. Hay que aprender de los que saben.
FRAGMENTOS DE UNA ENSEÑANZA DESCONOCIDA, Ouspensky


MAS EN ESTE BLOG

6 comentarios:

Laura dijo...

Que auténtico, solo aparece el Maestro cuando el Alumno está preparado y abierto al conocimiento.

Que pases un buen dia.

Pulgarcito soñador dijo...

Mire usted, yo pensé que esa aversión era propiedad absoluta de mi pais. No sé si reirme o llorar. Ahora pienso que estoy peor que antes, si es el mundo el complicado. Un abrazo,

Eastriver dijo...

Todo lo qu apuntas aquí responde a algo mucho más amplio que sabes y fragmentas en diferentes entradas. Un blog no es un libro: uno debe ir fragmentando las cosas. La esencia de todo es, efectivamente, el esfuerzo. No está bien visto actualmente. Y sin esfuerzo no hay absolutamente nada. La culpa de todo: la sociedad acelerada. Si es acelerada no hay tiempo para aprendizajes. Deberíamos recuperar el tiempo lento, el tiempo de la tierra. Sólo así se puede ser feliz y ser enteramente. Pero claro, probablemente no interese. Yo también capto que estamos en tiempo de crisis... Espero que sigas apuntando cositas: ¿hacia dónde crees que nos llevan? ¿Obedece todo a un plan perfectamente orquestado? Un abrazo.

tula dijo...

..cierto, se puede caminar por la senda que otros trazaron o señalaron, nos pueden enseñar que herramientas y como usarlas...pero primero debemos creer que eso es posible.
un beso

Mercedes Thepinkant dijo...

Laura:
Es cierto. Deberíamos pensar que todavía no estamos preparados cuando no entendemos algo, en lugar de despreciar tantas cosas que se nos escapan.
Pulgarcito:
Como decimos por aquí: en todas partes cuecen habas, o sea que no tenéis el privilegio de nada, jajaja, viva la globalización!!
Eastriver:
Evidentemente, son fragmentos, intento ver el todo, las partes y las conexiones pero hay que alejarse lo suficiente, no demasiado para enfocar correctamente, necesito gafas....
La sociedad acelerada es un mal menor, para tonterías sí que tenemos tiempo!! Lo peor es la pereza, uno de los peores pecados capitales que aliada con la "estupidización de las masas" y el "anestesiado general" que padecemos nos idiotiza y nos llevan por donde quieren.
Por supuesto que todo esto obedece a un plan... quién o qué lo dirige es tema para otro post. Nada es lo que parece, ni los buenos tan buenos ni los malos tan malos.
Tula:
La Fe es una de las bases, la humildad para aceptar las enseñanzas es otra... hay mas...

Un beso a cada uno, gracias por opinar.

Isabel Martínez dijo...

Mercedes, me parecen interesantísimas tus reflexiones.
Un gozo pasear por este blog despierto.