CAJÓN DE SASTRE DE UNA HORMIGA DISIDENTE E INDIGNADA



martes, 21 de diciembre de 2010

LA VIDA EN EL ESPEJO

La vida en el espejo no es muy diferente a la vida normal.
Desde fuera da la impresión de que se está atrapado en él.
Pero en realidad, el marco del espejo solo delimita la puerta de entrada, no todo el interior.

Por eso desde fuera no se puede apreciar toda la profundidad y la amplitud que tenemos ahí adentro, bueno, exactamente la misma amplitud que hay ahí afuera.

Únicamente cuando alguien se acerca a la puerta y ve su propia imagen puede darse cuenta de que esta atrapado. Los movimientos, las acciones, los pensamientos, todo esta marcado por esa imagen especular que coordina y decide, como un director de orquesta, todo lo que hacemos en nuestra vida.

Pero eso solo se da en contadísimas ocasiones. La gente normalmente anda atareada con sus quehaceres y no se para a mirarse en el espejo. Si lo hicieran, si se atrevieran a ver su otra vida fuera de él, a lo mejor les daba por asomarse ahí para comprobar por sí mismos si realmente es un reflejo como dicen o es la vida real.

Los pocos que se han atrevido ya no están, no pueden contarlo. Desde fuera no pueden comunicarse con los de dentro porque no tienen entidad propia. Dependen de lo que hace su imagen en el espejo.

Alguien contó algo sobre una caverna, un fuego y unas sombras. Otro modo de intentar explicar la vida en el espejo. Pero eso solo son suposiciones, mitos, leyendas sin fundamento. Cuentos de niños para adultos inquietos.

Y a pesar de todo, Alicia sí volvió.

MCD, DIC-2010

***

MAS EN ESTE BLOG


12 comentarios:

Curiyú dijo...

A veces creo que los mejores espejos son los otros. Para aprender y para golpearse, también.
Beso y felicidades.

Josep Galbas dijo...

Te veo en tu espejo, y me veo en él yo tambien.
Pero, ¿sabes?
Viéndote en el espejo despiertas a la paradoja de verte dentro cuando en realidad, para verte has de salir.
Tomar conciencia. Siempre estar presente para comprender la ralidad que nos envuelve.
Ese, el de las sombras y el fuego (el mito de la caverna de Platón) tambien decía que el único mundo real es el de las ideas. Verte en el espejo es salirte de la materia para quedar en la mente testigo. Una herramienta. A trabajar...

Joe dijo...

Siempre me pregunté por qué había vuelto, pero supongo que como toda realidad metonímica la del espejo es parte de un todo muy singular, depende de cada uno, de quien se refleje y que es lo que del otro lado.

jlg

diminuto blog dijo...

si se atrevieran a ver su otra vida fuera de él...,

En estas palabras hay algo más que una especulación.
Tremendo.

;-)

Eastriver dijo...

¿Alicia? Qué inquietante final...

Entiendo esa visión espiritual. También la otra, la del reflejo que permanece hasta en lo más mínimo... La plaça del Diamant acaba con Natàlia paseando por la noche en Barcelona y descubriendo los charcos de los parques, y en cada charco el cielo, y las nubes y los pájaros...

Mercedes Thepinkant dijo...

Curiyú,
como las moscas que se la pegan en el cristal de las ventanas y aún así vuelven a intentarlo.
¿Felicidades? ¿Por qué?

Por cierto, que manos mas bonitas tienes.
Besos

Josep,
¡Sí! Es cierto, estamos los dos en el espejo. Es de hace tiempo ya esa foto. La encontré y de repente salió la reflexión sobre el espejo.
No había pensado en la paradoja que dices, es cierto.
Lo de la mente testigo, ahí quería yo llegar. Hala, a trabajar, sí.

Besos

Joe,
así que tu estuvíste dentro? ¿o fuera?

Saludos

Sr. Diminuto,
muchísimo más, si. Cuesta atreverse.
Saludos

Ramón,
es tan triste La Plaça del Diamant, nunca me gustó.

Besos

Caruano dijo...

Mercedes, desde este lado del espejo (de la pantalla del ordenador) te mando un abrazo, y espero que algo te llegue.
Como otras veces, me voy con la duda de si entendí el texto del todo. Meditaré.
Besos (también).

Mercedes Thepinkant dijo...

Caro Caru,
desde mi lado de la pantalla recibo encantada tu abrazo.
Si te sirve, yo tampoco lo entiendo mucho (el texto, claro, pero no se lo digas a nadie).Creo que hay que traspasar el límite de las palabras (otro espejo) sin pensar demasiado. ¿Como otras veces dices? Supongo que la duda es buena siempre que nos haga buscar y tener inquietud, sino, nos quedaríamos como estamos.

Besos desde mi pantalla (la manché de carmín)

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pasé por aquí a echar un ratito con tus cosas. Quiero aprovecharte, una feliz navidad. Te deseo lo mejor, para ti y para los tuyos.

Un abrazo enorme.

Mercedes Thepinkant dijo...

Sr. Sonrisa,
que nombre más bonito.
"Echar un ratito con mis cosas", me encanta.
Mis mejores deseos para ud. también.
Un saludo

NINA dijo...

Es temprano y estoy leyendo filosofía! Lo dejé sin leer anoche para dejarlo especialmente para hoy...
y de repente me dio chucho que el espejo me succione y no estar más acá... sino allá...y no podría.
Creo que extrañaría.

Baci

Mercedes Thepinkant dijo...

Nina,
no te preocupes si te succiona el espejo, estar acá o allá no tiene demasiada importancia porque si te vas a "allá" ese sera tu "acá".
Lo que importa es el punto de vista.

Sigo tu blog, aunque no te comente mucho.
Besos