CAJÓN DE SASTRE DE UNA HORMIGA DISIDENTE E INDIGNADA



sábado, 7 de marzo de 2009

BENEFICIOS DE NO COMER CARNE



“Nada aumentaría tanto la posibilidad de supervivencia sobre la tierra,como el paso hacia una alimentación vegetariana”Einstein
La dieta occidental se caracteriza por su gran exceso de proteínas animales: sobre todo carne y leche de vaca. Los expertos dicen que consumimos una media del 70% más de lo necesario.La proteína cárnica tiene un prestigio exagerado y la realidad es que necesitamos muchas menos de lo que creemos. En concreto necesitamos 0,7 gr de proteína por kilo de peso.
Una persona de 60 Kg. puede satisfacer las necesidades de proteína con 50 gr. de legumbres, un yogur, pan integral y una ración de frutos secos.
La principal consecuencia de este exceso es que las células producen residuos tóxicos en la combustión porque las proteínas, a diferencia de otros alimentos, contienen nitrógeno y generan amoníaco. El hígado y los riñones están por tanto sobrecargados.
Además estos alimentos ACIDIFICAN mucho la sangre y el medio ácido es el preferido para las enfermedades. Los alimentos sanos (frutas, verduras, etc.) lo que hacen es alcalinizar el organismo.
Las dietas sin carne, o con un consumo moderado, son más saludables como la vegetariana bien realizada, la mediterránea verdadera (no la actual) o la japonesa.

BENEFICIOS FÍSICOS DE NO COMER CARNE:

Se reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón en un 90-97%, de enfermedades crónicas un 70% (diabetes, hipertensión, …) y de cáncer en un 40%. EEUU es la nación con más consumo de carne del mundo y una persona de cada 2 muere de enfermedades cardiovasculares. Estas enfermedades son prácticamente desconocidas en culturas de bajo o nulo consumo de carne
Se reduce la exposición a patógenos infecciosos como la Salmonella o E. Coli, que aun afectan y acaban con la vida de miles de personas en el mundo
Nos libramos de las toxinas que acompañan la carne, entre ellas metales pesados, hormonas, antibióticos y plaguicidas que se acumulan en el tejido graso y de los aditivos conservantes (nitratos del E-249 y E-252)
Mayor riqueza nutricional: más fibra, vitaminas y oligoelementos
Regulación idónea del agua corporal por las frutas, verduras y zumos naturales
Mejora la circulación
Evacuaciones regulares gracias a la fibra
Se agudiza notablemente el gusto y olfato y se re-educa el paladar
Mejora la capacidad de concentración
Aumentan los niveles de energía
También podemos comentar algo curioso pero importante: la hormona de crecimiento presente en los lácteos y la carne está relacionada con la aparición precoz de la menstruación. Hace 150 años las niñas tenían su primera regla a los 17 años y ahora a los 11, lo que a su vez se ha relacionado con tasas elevadas de cáncer de pecho. Esta caída en el inicio de la pubertad se da en países industrializados pero no en países pobres donde ni se consume tanta carne, ni leche, ni se administra hormonas a los animales.

COMPORTAMIENTO

Existen investigaciones sobre la relación de la dieta en la actividad cerebral y en el comportamiento.Las tribus y las civilizaciones con una dieta rica en carnes rojas son más agresivas y temperamentales porque esta alimentación disminuye la serotonina. Y niveles bajos de esta hormona se relacionan con trastornos depresivos, irritabilidad, ira y tendencia a la agresividad.
Las tradiciones religiosas pacifistas de India, Nepal y otros lugares están íntimamente relacionadas con su alimentación a base de arroz y legumbres, ricos en hidratos de carbono complejos y triptófano que favorecen la producción de endorfinas.
Es decir, a mayor consumo de carne mayor agresividad.

ANATOMÍA

Dicen que anatómicamente nos parecemos mucho a los grandes simios que en general no se alimentan de carne. Los gorilas son estrictamente vegetarianos y los chimpancés algunas veces cazan pero luego vuelven a su base de dieta que es frugívora y vegetariana.
Como especie no somos ni carnívoros ni herbívoros porque no somos rumiantes. Aunque nos podemos adaptar a cualquier dieta, somos básicamente frugívoros y vegetarianos.
Nos han hecho creer que la dieta actual es la civilizada y más adaptada a nuestro organismo pero no es así.
Hay una larga lista de diferencias entre los carnívoros y nosotros.
Ellos tienen dientes largos y curvos adaptados a desagarrar carne, glándulas salivares pequeñas, un tracto digestivo corto (sólo 3 veces la longitud del cuerpo) que les permite eliminar rápidamente de su cuerpo la carne en descomposición, instinto de matar in situ, garras, orina y saliva ácidas adecuados para la carne y segregan grandes cantidades de ácidos orgánicos para digerir la carne cruda.
Los seres humanos en cambio tenemos uñas achatadas y flexibles, saliva y orina alcalina, caninos minúsculos comparados con los animales carnívoros, intestinos 12 veces la longitud del cuerpo y colón enrollado que retiene el alimento en sus vellosidades mucho más tiempo y por lo tanto fermenta o produce putrefacción y el estómago segrega pobre cantidad de ácido clorhídrico que difícilmente le capacita para digerir estas proteínas.
Además, el hombre moderno también tiene aversión a la carne cruda y las vísceras y por ello, si tuviésemos que matar nosotros a los animales, nos volveríamos vegetarianos directamente. De hecho, es lo que pasa a muchas personas cuando visitan los mataderos.

ETICA

Pero la verdad es que no deberíamos necesitar ninguno de los anteriores argumentos para no comer carne.
Aunque la carne fuese sana, sostenible y adaptada a nuestro cuerpo, no tendría sentido su consumo (habiendo otras opciones) por una sencilla razón: no comemos cadáveres de seres vivos que sienten y mucho menos creamos campos de concentración que haga su vida miserable hasta el extremo. Por corazón, sensibilidad, amor, conciencia y por respeto a la naturaleza y a la Vida. Y porque la Ética no es divisible, para humanos sí y animales no, sino que es para todos.
No es casual que todos los grandes profetas y pensadores fueran vegetarianos: Buda, Zoroastro, Pitágoras, Jesucristo y que también haya muchos vegetarianos ilustres en la historia: Kafka, Thomas Mann, Gaudi, Bernard Shaw, Tolstoi, Gandhi, etc.
“Los animales son mis amigos y ¡yo no me como a mis amigos¡”Bernard Shaw
***
MAS EN ESTE BLOG